Plaza de la Donación 2007

-

Rosario - Santa Fe- Argentina

-

 

-

Ramiro Cristina

Juan Ignacio Leguizamón

 

Reflexiones

Reflexionando sobre el acto de donar en su sentido más amplio, llegamos a reconocer una gran variedad de casos, de mayor o menor relevancia, en los que siempre interactúan dos partes y lo donado puede ser tangible o intangible. Cada situación es única y especial en su significación por implicar individuos únicos; cada situación despierta en el resto de la gente y en nosotros sensaciones contradictorias y extrañas pero a la vez satisfactorias por representar un acto de bien.

Al analizar las múltiples variantes que pueden darse, vemos que por un lado están aquellas personas expectantes por recibir cierta donación que les cambie la vida o posibilite vivir, pero por otro aquellas que reciben sin buscar o necesitar de la misma. Existe una gran variedad de donantes, desde aquel que se despoja de algo que ya no utiliza o le sobra, pasando por la persona que dedica parte de su tiempo a colaborar desinteresadamente, hasta llegar a aquellos que salvan vidas a través de una donación.

A partir de estas reflexiones tenemos una idea de la variedad de donaciones que existen, que se dan en distintos estratos sociales, culturales y generacionales, la multiplicidad de acontecimientos generados antes, durante y después de una donación y por consiguiente, las variadas sensaciones que puede llegar a provocar cada caso en cada individuo.

Tristeza, Impotencia, Inseguridad, Rechazo, Intriga, Emoción, Incertidumbre, Nostalgia, Nerviosismo, Satisfacción, Tranquilidad y Esperanzas, son algunas de las sensaciones de las que estamos hablando.

Consideramos que La Plaza de la Donación debe representar de alguna forma esta multiplicidad de sentimientos, a través de la generación de diversos lugares donde la apropiación, el reconocimiento y la identificación espontánea de la gente, sea el principal objetivo. Donde cada uno de ellos encuentre su lugar, ya sea para relajarse o recrearse, despegarse momentáneamente de la rutina y poder meditar sobre el acto de donar, recordar acontecimientos o proyectar donaciones grupales o individuales. Resulta significativo la generación de un lugar como punto de encuentro dentro de la plaza, que facilite la organización de eventos y reuniones, y llame la atención e incentive a aquellos distanciados del tema de la donación.

Pautas Generales

  El planteo respeta -sin competir-, las preexistencias y las futuras ampliaciones del Parque Público Raul Scalabrini Ortiz, proporcionadas por el Colegio de Arquitectos; continúa los ingresos perimetrales marcados por sendas peatonales a través de explanadas o sendas curvilíneas que se bifurcan y proporcionan variantes a los peatones, para que puedan recorrer y conocer los diversos lugares y así apropiarse de ellos.

  Se plantea un espacio de encuentro a través de una gran explanada, ubicada en la zona más alta e importante del predio, abierta en todo su perímetro, lo cual hace que se recorran y perciban los distintos lugares antes de llegar al punto mas cargado de significado de la plaza, casi en el corazón del predio.

Las formas empleadas en el diseño recuerdan y celebran el paisaje portuario y ferroviario lindante a la plaza y tan característico de esta zona de Rosario.

La Pieza

Para cargar de significado y relevancia a esta pieza, ganándose el reconocimiento de la gente, se buscó generar una forma de fácil lectura, incorporándole elementos que posibiliten componer distintas situaciones acordes a cada acontecimiento, a su contexto climático y horario. A su vez dar a conocer a los transeúntes que se realizó una donación significativa, que se festeja un aniversario o que se esta llevando a cabo un encuentro. Los elementos utilizados fueron la luz y el agua, por su directa relación con la vida y la esperanza.

En la mitad Oeste de la pieza se utilizaron luminarias embutidas en los solados de la explanada, con accionamiento individual e intensidad regulable. También se ubicaron luminarias para marcar la longitudinalidad debajo del banco corrido y detrás de la cascada.

La mitad restante de la explanada se pliega en profundidad generando un desnivel continuo hacia el centro, donde el agua es la actriz principal. El agua brota a través de la cascada ubicada a lo largo del eje de la pieza, generando un sonido y movimiento constante. A su vez con la misma disposición radial que las luminarias embutidas se encuentran regadores que también regulan su intensidad generando desde un simple burbujeo que moja la explanada hasta chorros escultóricos de tres metros de altura; un lugar donde chicos y grandes puedan refrescarse en periodos estivales.

El agua se encontraría en movimiento permanente, evitando la germinación de larvas de mosquitos. El nivel variable del agua junto con la pendiente de la pieza recuerdan la orilla del Río Paraná.

Esta pieza que recolecta agua de lluvia podría estar equipada con una cisterna y bombas que posibiliten el riego de la parquización de la Plaza de la Donación y el resto del Parque Scalabrini Ortiz.

Parquización

La parquización utilizada y dispuesta en forma radial a la pieza, utiliza dos planos opuestos: masas de elementos horizontales bajos con diversidad de colores, aromas y texturas y masas de elementos verticales que generan lugares frescos con sombra.

La selección se realiza en función de las características biológicas de las especies, dimensiones, tipo de hoja (caduca o perenne), floración y fructificación, a fin de lograr una rica combinación de formas, colores y texturas variables a lo largo de las estaciones. En el resto de la plaza se conservaron cada uno de las especies existentes.

Las áreas generadas sobre los espacios abiertos, sirven de marco para actividades no regladas y definen ámbitos donde la particular percepción del espacio en cada caso los hace reconocibles.

Materialización y Equipamiento

Se emplearon materiales perdurables y de bajo mantenimiento, como lo son el acero y maderas certificadas con la eco-etiqueta de manejo sustentable forestal FSC, y especialmente el hormigón armado con terminación a la vista, caracterizado por su austeridad.

  Completan la propuesta el equipamiento: diversos bancos ubicados y distribuidos estratégicamente en la plaza, de acero y madera, de HºAº Prefabricado o los generados con los pliegues del terreno de forma circular. También cestos para la recolección de basura según su tipo, bebederos y bicicleteros. La iluminación general esta dada por los reflectores existentes en el parque.

-

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

-